Si va a ser la estrella del comedor, ¡debe brillar con luz propia!

Si bien las reglas de diseño siempre se pueden romper, existen nociones básicas sobre alturas y distancias adecuadas entre mobiliario que es importante tener siempre en cuenta. Según sea tu comedor, necesidades y uso que vayas a darle, así deberás escoger la mesa, su elemento principal. Estas pautas te ayudarán a dar con el modelo apropiado.

Consejos para elegir la mejor mesa de comedor

Si bien las reglas de diseño siempre se pueden romper, existen nociones básicas sobre alturas y distancias adecuadas entre mobiliario que es importante tener siempre en cuenta. Según sea tu comedor, necesidades y uso que vayas a darle, así deberás escoger la mesa, su elemento principal. Estas pautas te ayudarán a dar con el modelo apropiado.

Medidas y dimensiones para elegir la mejor mesa de comedor
Cada comensal necesita unos 60 cm de ancho –unos 10 cm más si las sillas tienen brazos– y unos 40 de fondo para estar cómodo. Con estas medidas claras, es fácil calcular cuánto debería medir la mesa de tu comedor extensible o no, en función de los que seáis a diario y del espacio del que dispones. Por ejemplo, el tamaño ideal de una mesa rectangular para cuatro personas sería de 120 x 80 cm. En las mesas redondas las distancias se reducen un poco: una de 120 cm de diámetro puede albergar entre 4 o 6 personas y entre 6 y 8 si mide 150 cm.

Medidas y dimensiones: Cada comensal necesita unos 60 cm de ancho –unos 10 cm más si las sillas tienen brazos– y unos 40 de fondo para estar cómodo. Con estas medidas claras, es fácil calcular cuánto debería medir la mesa de tu comedor extensible o no, en función de los que seáis a diario y del espacio del que dispones. Por ejemplo, el tamaño ideal de una mesa rectangular para cuatro personas sería de 120 x 80 cm. En las mesas redondas las distancias se reducen un poco: una de 120 cm de diámetro puede albergar entre 4 o 6 personas y entre 6 y 8 si mide 150 cm.

Material: Así como las mesas de cristal son ligeras (aunque más frías) por su material, las de madera son extra cálidas. Las mesas lacadas son algo más delicadas y encajan en ambientes de diseño. Una bonita mesa se presta a comidas sin mantel, solo con individuales o caminos, siempre que sea resistente a las manchas. El material está relacionado con el estilo pero también con aspectos más prácticos como la resistencia o durabilidad.

Diseño: En cuanto a este aspecto, el diseño de la mesa de comedor debes tenerlo en cuenta una vez analizadas las cuestiones más prácticas. Responde a un criterio estético pero es importante. Puedes elegir una mesa del mismo estilo que el resto de la decoración o un diseño que rompa con la tendencia predominante.

Mesa cuadrada: Son las más voluminosas. Las mesas de comedor cuadradas ocupan bastante así que en general se tiende a decorar con ellas los comedores más espaciosos. Eso no quita para que haya modelos mini para espacios pequeños. Lo mínimo para una mesa cuadrada son 70 x 70 cm para dos personas. De 100 x100 ya es cómoda para una familia de cuatro.

Mesas rectangulares: Tanto en comedores modernos como clásicos. En lugares amplios como angostos. Las mesas de comedor de forma rectangular son las más versátiles. Son perfectas para arrimarlas a la pared o lucirlas de manera exenta, a modo de isla, con las sillas alrededor. Recuerda que lo ideal para que el paso sea fluido es que entre la mesa y la pared o el mueble más cercano haya un espacio de al menos 90 cm libres para poder moverse sin sentirse encorsetado.

Mesa redonda: Una buena opción para comedores de reducidas dimensiones es optar por una mesa de comedor redonda. Puede ser fija o extensible. La ventaja es que al no tener esquinas los pasos son más fluidos y el rincón se sentirá más ligero. Es perfecta tanto si ocupa una zona de paso como si queda en una esquina.

Las patas en las mesas circulares: Las mesas de comedor redondas pueden ser de grandes dimensiones en comedores donde no hay problemas de espacio. Favorecen la comunicación en la mesa al estar todos los comensales más integrados y con posibilidad de verse las caras. Eso sí, fíjate al elegir la mesa en la pata. Una central es más cómoda a la hora de colocar las sillas.

Mesas ovaladas: A medio camino entre redondas y rectangulares, las ovaladas también pueden ser mesas de comedor expandibles, extensibles o fijas. Eliminan aristas y esquinas y son más ligeras visualmente. Eso sí, ocupan como una mesa rectangular más que como una de sobre circular así que son para comedores de tamaño mediano o grande. Por lo general cuentan con una única pata central lo que favorece la distribución y colocación de las sillas.

Mesa extensible o expandible: La ventaja de una mesa de comedor extensible es que puedes jugar con su capacidad. A diario tener un comedor equilibrado y abrir la mesa cuando haya invitados. Mejor si el diseño lleva integrada la pieza de expansión para que no tengas que guardarla en un armario. Puede pasar que las alas queden en los laterales de la mesa o sea una pieza central. Si acostumbras a organizar comidas en casa, es tu opción.

Distancia entre las patas: A la hora de elegir mesa de comedor de forma cuadrada o rectangular debes conocer la medida que queda entre las patas para saber si entran las sillas que quieres colocar. Importante a lo largo pero también a lo ancho en caso de que vayas a situar sillones o butacas en los extremos.

Si quieres una mesa con banco no escojas una mesa redonda. Los bancos, ya sean adosados a la pared o exentos, mejor para acompañar una mesa cuadrada o rectangular. Puedes escoger un banco que entre las patas de la mesa en caso de querer arrimar esta a la pared y ganar espacio. Si no es tu caso, deja que el banco sobresalga unos centímetros por cada lado de la mesa.

¿Pensando en renovar las sillas de comedor?

Al igual que el diseño de la mesa puede adaptarse al interiorismo del ambiente, lo mismo sucede con las sillas. Busca el contraste en colores si no va a ser el mismo acabado. Una silla antigua se puede retapizar para que encaje y mezclar con otras icónicas.
Aquí encontrarás los consejos imprescindibles que debes analizar para escoger la silla de comedor ideal. En decoración de interiores influye especialmente la estética, que hará que encaje en un estilo decorativo u otro. Pero también hay aspectos como la comodidad, el tamaño o el material, que no debes despreciar.

El material de las sillas de comedor: Las de plástico son las que se limpian con más facilidad. Con ellas sufrirás poco por las manchas. Las de tela, mejor con tapicerías antimanchas, incluso, desenfundables para lavar en lavadora. Debes analizar para escoger bien la silla de comedor si hay niños pequeños que puedan mancharlas con más facilidad, por ejemplo. El material de la silla de comedor está relacionado con el mantenimiento. Las de metal también se limpian bien. Las que cuentan con trenzados, acumulan más suciedad en los recovecos que las lisas.

El tamaño de la silla: Debe encajar en el conjunto. Tanto por dimensiones del espacio de comedor como por las medidas de la mesa. No tiene sentido que la silla no tenga un tamaño proporcionado al resto de elementos. Las sillas grandes suelen ser más cómodas, puesto que incorporan respaldos más amplios o reposabrazos. Las de diseño pequeño tampoco tienen que ser incómodas. Si su línea es ergonómica tienes mucho ganado.

El diseño de la silla: Responde a una cuestión estética, puesto que personalizará el estilo decorativo del espacio. ¡Está permitido mezclar sillas de diferentes diseños en el comedor! Pero también ese diseño puede hacer más o menos confortable la silla, como hemos indicado anteriormente, con una línea ergonómica, que permita a los materiales más duros adaptarse a la forma del cuerpo en el respaldo y en el asiento.

Importante que las sillas queden recogidas alrededor de la mesa: Es decir, que cuanto no se usan, no ocupen demasiado. Esto también dependerá del tamaño del comedor o si este si sitúa en una zona de paso. Lo ideal es que las sillas queden recogidas debajo de la mesa, que se puedan arrimar bien. Pero hay modelos con respaldos o reposabrazos marcados que no quedan tan meditas bajo el sobre de la mesa. Ten en cuenta a la hora de escoger el modelo ideal de silla cómo es la mesa y su tipo de pata, así como la distancia entre ellas; para asegurarte de que las sillas entrarán bien.